PARQUE NACIONAL SIERRA DE LAS QUIJADAS

UBICACIÓN: Noroeste de la provincia de San Luis, Dptos. Ayacucho y Belgrano.

FUNDAMENTOS DE SU CREACIÓN: Proteger un paisaje de inigualable belleza, conformado por el Potrero de la Aguada, junto a muestras representativas de la naturaleza del Monte y Chaco Occidental. Además conserva yacimientos arqueológicos y paleontológicos de gran valor.

DESCRIPCIÓN GENERAL: Este Parque constituye una de las grandes bellezas naturales de nuestro país. Ingresando por el camino de acceso veremos los vestigios de antiguas culturas indígenas: los Hornillos, donde cocinaban sus alimentos y cerámicas. Seguramente se nos cruzará alguna Mara o Zorro Gris que habitan los matorrales vecinos. Luego de un serpenteante camino llegamos al máximo escenario natural del Parque: el Potrero de la Aguada. Labrados por los siglos veremos farallones , acantilados, cornisas y terrazas de un hermoso color rojizo, apenas cubiertos por la vegetación . En el fondo del Potrero corre el curso de agua más importante del lugar, que lleva el nombre de Potrero de la Aguada. Su curso , que lleva agua sólo en las épocas de lluvia  está totalmente cubierto por arenas y rocas. Desde el borde superior del anfiteatro natural, se puede observar hacia el sur el Cerro Portillo, que con sus 1.200 metros es la máxima altura de la zona. Hacia el límite oeste del Parque hallaremos espejos de agua aislados, algunos permanentes pero la mayoría temporarios, de escasa profundidad, cuyos límites varían anualmente de acuerdo al caudal del Río Desaguadero. Este sistema lacustre conforma el Complejo de las Lagunas de Guanacache, que otrora ocupara extensas áreas y diera sustento a grandes poblaciones indígenas y criollas. La vegetación es escasa y está representada por las Jarillas, una gran variedad de arbustos y cactus, Quebrachos Blancos, y especies endémicas de la región como la Chica, el Solo y la Zampa de Quijadas.

PROBLEMAS DE CONSERVACIÓN: El principal problema actual es la afluencia masiva de turistas y visitantes. La gran cantidad de personas que acuden durante los fines de semana largos provocan pisoteo de la vegetación  y acumulación de residuos. La falta de cartelería y de senderos bien demarcados permite que el visitante se desplaze por cualquier sitio sin control. Los campamentos que también allí se organizan provocan no menos perjuicios al ambiente de la zona. El intenso pisoteo y la extracción de leña exponen al suelo a una mayor erosión. Sobre la zona de Lagunas de Guanacache actúan cazadores furtivos en busca de Ñandúes y Guanacos.

YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS/PALEONTOLÓGICOS: Como testimonio de un antiguo poblamiento indígena existen vecinos al área de acceso pozos cavados en la tierra, llamados "hornillos", que se atribuyen a la cultura Huarpe. Se han hallado restos fósiles de dos especies de un particular grupo de reptiles voladores prehistóricos: los Pterosaurios. De este tipo de reptiles se conocen muy pocos restos en el resto del mundo, por lo que el Parque adquiere gran relevancia paleontológica.